Con videos a distancia, conversatorios y festejos por internet cierran ciclo escolar 104 agrupaciones musicales comunitarias.

Este articulo fue publicado por: Fausto el día : 14 del mes de julio del año 2020

El Sistema Nacional de Fomento Musical (SNFM), organismo de la Secretaría de Cultura, cierra el ciclo escolar 2019-2020 de las 104 agrupaciones musicales comunitarias que coordina a través de los Semilleros creativos de música, línea de acción del programa Cultura Comunitaria.

Con videos grabados a distancia, conversatorios virtuales, conciertos en línea a cargo de los maestros y diversos festejos por internet se cierra este ciclo de trabajo, donde los últimos meses –marzo a julio- se llevaron a cabo de manera virtual ante la presencia del coronavirus COVID-19 y en el marco de la campaña “Contigo en la distancia”.

Los materiales audiovisuales generados por las y los alumnos desde sus hogares, de la mano de sus maestros y padres de familia, son una muestra del diálogo creativo y de las relaciones solidarias que se construyen dentro de estos colectivos de niñas, niños y adolescentes.

Sones huastecos, jarochos, purépechas y de la Región de Tierra Caliente; piezas de jazz, como What a wonderful world, de Louis Armstrong; cantos tradicionales congoleses como Banaha; obras sinfónicas como La marcha eslava, de Tchaikovsky, La marmota de Beethoven, la obertura de la ópera El barbero de Sevilla, de Rossini, y El canon, de Pachelbel, entre otras, integran el acervo generado en este periodo, el cual se puede consultar en la plataforma Contigo a la distancia y en las redes sociales de Fomento Musical: YouTubeTwitterInstagram y Facebook.

A decir de Eduardo García Barrios, titular del SNFM, la nueva forma de trabajo de las agrupaciones musicales comunitarias priorizó la salud de estudiantes y docentes. Se buscaron métodos y actividades que permitieran mantener el espíritu del trabajo comunitario (cohesión social, participación de las familias, así como el fortalecimiento de los valores identitarios) que diera continuidad y mantuviera viva la entrega y servicio social de cada orquesta, banda, ensamble y coro comunitario que se encuentra en 27 entidades del país.

“Sabíamos que la práctica musical colectiva –premisa fundamental de nuestro modelo de educación musical comunitaria− no podría llevarse a cabo durante el presente periodo de contingencia sanitaria, sin embargo, fue el trabajo con la comunidad lo que sostuvo el entusiasmo y compromiso de los más de 6 mil niñas, niños y adolescentes beneficiados. La participación de las madres y padres de familia fue fundamental; aprendieron a dar mantenimiento a los instrumentos que utilizan sus hijos, realizaron instrumentos de papel, además de estar atentos, desde sus dispositivos móviles, a la recepción y envío de lecciones musicales de los maestros, entre otras acciones”.

El trabajo colegiado realizado a través de las diversas plataformas virtuales se convirtió en herramienta fundamental, explica García Barrios, quien junto con maestros, gestores y coordinadores de las agrupaciones musicales comunitarias buscó vías alternas y campañas de visibilidad que motivaran a los infantes y jóvenes a continuar con el ciclo escolar a distancia.

“Los videos con mensajes de agradecimiento al personal médico e invitaciones a seguir las normas de sana distancia son ejemplo de ello. Los niños también aprendieron a hacer música sin instrumento utilizando su cuerpo o cualquier utensilio de cocina, en el caso de los percusionistas. En San Andrés Tuxtla, Veracruz, se creó el programa Familias fandangueras que generó vínculos intergeneracionales en el que abuelos, padre e hijos compartieron su música a la distancia”, agrega el titular del SNFM.

La capacitación en línea también fue fundamental en este periodo en el que se realizaron los talleres: Herramientas didácticas, Relación docente, comunidad y música: un patrimonio cultural intangible, Fotografía, Logística de producción comunitaria y Edición de videos.

Además, explica García Barrios, se llevaron a cabo “conversatorios sobre la importancia del cuidado del planeta, nutrición, así como sobre la vida y obra de compositores clásicos y charlas motivacionales entre los jóvenes instrumentistas de la Orquesta Escuela Carlos Chávez y miembros de las agrupaciones musicales comunitarias mantuvieron viva la sinergia entre las agrupaciones musicales comunitarias”.

Es importante mencionar que una muestra más del trabajo realizado, se podrá ver en redes sociales a partir del 12 de julio, cuando las agrupaciones Ensamble Escénico Vocal Cenzontle, la Orquesta Comunitaria El Sauzal y el Coro en movimiento Reina Calafia, de Baja California; el Coro en movimiento Voces del mar, de Veracruz; el Coro en movimiento de Ahome, Sinaloa; el Ensamble de Alientos y percusiones de Tepito, así como la Orquesta Sinfónica Comunitaria de Reynosa, Tamaulipas y el Sistema Juárez, de Chihuahua publiquen en sus páginas de Facebook sus materiales y conciertos a distancia.

cortesía
Fotografías: Sistema Nacional de Fomento Musical.