Festival Arte y Raíces, un oasis en los suburbios de la metrópoli.

Este articulo fue publicado por: Fausto el día : 2 del mes de agosto del año 2018

Regularmente pensamos que la mejor alternativa para disfrutar del arte y la cultura, ( sobre todo música en vivo) solo se concentran en las ciudades, sin embargo no siempre es así. Esas ideas estén fundadas en prejuicios de antaño.

Hay que reconocer que la gente que habitamos a las afueras de las grandes urbes, por lo menos en México, nos hemos tenido que conformar por décadas con foros que proyectan a bandas de bajo perfil, casi siempre apostando a los covers antes que a cosas arriesgadas y originales, aunque como todo, hay sus excepciones.

Afortunadamente con el tiempo eso ha ido cambiando, ya que grupos de alto calibre han encontrado escenarios para mostrar su trabajo, creando sus propios circuitos y de alguna manera descentralizando la música.

Ese es el caso del Festival Arte y Raíces, que por cuarta ocasión se viste de gala para ofrecer proyectos locales e internacionales a un público en su mayoría familiar, seguramente una comunidad preocupada por alimentar su espíritu y enriquecer su intelecto.

Niños, jóvenes, adultos, solteros, casados que viven en San Mateo, Cuautitlan EdoMex, (comunidad  que se sitúa a una hora de la Ciudad de México) y sus alrededores, se reunieron una vez más para deleitarse por tres días (27, 28 y 29 de julio) de una fiesta que conjugo gastronomía, teatro, música, talleres, pintura, conferencias, fotografía y exposiciones.

Por lo que vimos, nos hace pensar que el Festival Arte y Raíces, es un evento que NO está dirigido a las grandes masas: El foro está ubicado en una zona alejada del pueblo principal, es pequeño, del tipo que rentan para celebrar quince años o bodas, los asistentes son prácticamente los lugareños y los accesos para llegar al festival son complicados y algo  descuidados.

Sin embargo una vez que llegas al lugar, te sientes como en casa, cobijado en un ambiente cálido e íntimo: antojitos mexicanos, cerveza artesanal, snacks, café, rifas, museo regional, etc.

De esos días de fiesta, quisimos ser testigos al menos de uno para vivir en carne propia una celebración que en logística está fuera de lo común en cuanto conciertos y festivales se refiere.

Y es que a decir de los organizadores, el Festival Arte y Raíces tiene como propósito, difundir a artistas de todas las disciplinas.

 

Era la tarde de un sábado húmedo, propio de verano cuando arranco la fiesta musical con Maria, banda de rock pop procedente de Ciudad de México, conformada por Norman Mendoza, Sam Bates, Eduardo Suárez, Guillermo Vater y Sebastián Porthoz.

Más tarde llegaron los Gallo Cósmico, una propuesta llena de baile y alegría oriundos de Coapa, al sur de la CDMX, ellos si que hicieron toda una excursión para llegar al festival.

 

 

Gallo Cósmico lo integran Josué, Alexa, Alberto, Aleksei, Erick, Mariana Roa, Fernando y Zaira.

Una de las mejores bandas que vimos esa tarde (según quien escribe estas líneas) fueron los nativos de Ecatepec, EdoMex: Asimov y su rock duro, cobijados bajo la teatralidad y experimentación.

 

Como ellos mismos se definenen: ASIMOV es una banda atemporal, sencilla, que hace rock instrumental. Está formada por tres gafarockers, prototipos ideales de los big bang theory boys: un ingeniero mecatrónico, un ingeniero en audio que también estudió ingeniería en electrónica y un comunicólogo obsesionado con el cine. Esa mezcla de rock y ciencia le da un toque completamente divertido para que suene simplemente a rock, como lo planearon, como creen que debe ser.

 

Asimov es música para acompañarte mientras viajas por la cotidianidad.

Y aunque el festival parecía no tener fin, nuestros ojos y el cuerpo si pedían a gritos un descanso.

Antes de retirarnos, y a sabiendas que venía la presentación de ArchiDann Ramirez, no quisimos perdernos la presentación de APYRO, banda de metal -Rock –Experimental- World.

 

Apyro proviene de una derivación de άπειρο o “ápeiro” del griego (que significa infinito), haciendo referencia a la eternidad.

Según los Apyro, con su música buscan poder ayudar a los demás de la misma forma que ésta los ayuda.

De esta manera dejamos testimonio de una experiencia más que gozosa.

Festival Arte y Raíces es en definitiva un pequeño gran festín que los melómanos que habitamos el norte de la ciudad de México, rodeados de naves industriales, centrales camioneras y transporte pesado y donde en teoría “nunca pasa nada interesante” y la cultura es desconocida, agradecemos con el corazón, orillándonos así, a dirigir nuestros oídos lejos de la gran urbe.

Más, muchos más eventos como estos ¡por favor!

Por #Hector  y @FaustoAra72