La extravagante imaginaría de Hidrogenesse.

Este articulo fue publicado por: Fausto el día : 27 del mes de febrero del año 2019

Hace unas semanas tuve la oportunidad de viajar a un mundo paralelo al nuestro. No tengo duda que en algún lugar de este planeta existen seres surreales que viven en total libertad, compartiendo alegría y tomando las tragedias con el mejor humor posible.

Desde el viejo continente viajaron esos personajes que por principio de cuentas refrescan la vista debido a su estrafalaria estética. Un dúo a temporal llamado Hidrogenesse.

Carlos Ballesteros y Genís Segarra son los que le han dado vida a Hidrogenesse por más de 25 años, y después de ese tiempo transcurrido se siguen divirtiendo en el escenario igual como en sus inicios.

Durante su gira por México y en una de sus tantas presentaciones que aún siguen activas, ofrecieron un repaso por todo su repertorio, desde su primer sencillo Así se baila en el siglo XX, hasta las más recientes canciones que forman parte de su próximo disco Joterías Bobas.

Baladas como El Beso, Disfraz de Tigre o Vuelve conmigo a Italia que han marcado su peculiar art-rock y temas bailables del siglo XVII, como Góngora, o himnos autobiográficos como Dos tontos muy tontos formaron parte de su sesión en vivo.

Y es que en medio del terror y violencia que se vive en nuestro país, se agradece que de  pronto se den su escapada personajes que aunque interpreten canciones con una realidad innegable, sirven para distraernos y bailar por un rato.

Más mucho más años para Hidrogenesse.

Cabe mencionar que como telonero de los Hidrogenesse estuvo Ayeaye, traído desde Valparaíso Chile.

La onda Ayeaye contempla la exploración y transformación del ritmo y sus variantes por medio del uso de elementos electrónicos y  la ejecución de instrumentos análogos y digitales.

Ayeaye ha grabado discos como SaYAa, Willa Willa, Voce occulto.

Actualmente despliega una seria de elementos sonoros apoyados bajo los visuales de Canek Zapata quien realiza gifs e improvisación visual en tiempo real.

Por @FaustoAra72