Polifonia Logo

Malabares, magia, música y baile con Tortell Poltrona.

Este articulo fue publicado por: Fausto el día : 20 del mes de noviembre del año 2018

El 6o Encuentro Internacional de Clown ha llegado a su recta final con el espectáculo Post Clàssic que, a cargo del español Tortell Poltrona, se presentó en el Centro Nacional de las Artes (Cenart)

La Plaza de la Danza se engalanó con la presencia de este payaso que desde un inicio se ganó al público, el cual se entregó por completo y acompañaba con aplausos, risas y hasta carcajadas las ocurrencias de este clown catalán.

Post Clàssic arrancó mal, ya que Tortell Poltrona, ataviado graciosamente con un enorme traje a cuadros pero de pantalón corto, tuvo que enfrentar y sortear una serie de problemas técnicos que lo llevaron, incluso, a sostener una intensa batalla con el micrófono.

Después de esta singular y divertida pelea, el clown español presentó a los asistentes a su pequeña pulga amaestrada, traída directamente desde Barcelona, la cual hizo una serie de trucos y obviamente conquistó a chicos y grandes.

El espectáculo continuó con un número de magia, en el que Poltrona pretendía desaparecer a un niño pero con una bomba que no funcionó porque era de origen chino, aunque al final el artefacto le da una sorpresa al clown.

Los malabares no podían faltar en Post Clàssic, pero no los tradicionales con pelotas, toda vez que Poltrona innovó en estas suertes al hacerlos con huevos, con los cuales desencadenó toda una guerra con el público.

El clown español advirtió que muchos se podrían preguntar qué hace un señor ya mayor, incluso con nietos, en el Cenart, a más de 2 mil 200 metros de altura. Ante esta incógnita, poco a poco contó su historia y finalmente reveló que a los payasos les gustaría cambiar el mundo, pero que simplemente no los dejan.

Si la Tierra es redonda, ellos la harían cuadrada o en forma elíptica, pero como eso no se puede, prefieren con sus ocurrencias a cambiar la vida de uno.

Entre canciones, música y baile, Post Clàssic se desenvuelve de manera sumamente divertida para chicos y grandes y concluye con uno de los números que han hecho famosos a los payasos y que son la delicia de los pequeños: el famoso pastelazo en la cara.

Luego de 13 días de actividades, que incluyeron espectáculos, talleres, mesas de discusión y clownferencias, en los que participaron especialistas de España, Italia, Inglaterra y México, el 6o Encuentro Internacional de Clown, cerró actividades el 18 de noviembre.

cortesía
fotos de Ramona Miranda /SC