No solo de pan vive el hombre: Gastronomía y Música en El Convite.

Este articulo fue publicado por: Fausto el día : 28 del mes de diciembre del año 2018

En nuestro incansable caminar por las interminables calles y avenidas que componen la majestuosa Ciudad de México, nos topamos desde hace tiempo con un lugar que lo tiene todo para ser feliz: Música y Gastronomía…El Convite (Ajusco 79 Bis, Portales Sur, México CDMX).

Si bien es un lugar que cuenta con 22 años de historia, nosotros (para quien escribe estas líneas) tuvimos el placer de que se nos cruzara en el camino, haciendo un alto para descubrir que dentro y sobre todo, fuera de sus paredes se esconde toda una tradición de dos de los más grandes placeres.

El Convite abrió sus puertas para iniciar una aventura gastronómica en la colonia Portales Sur, y desde un principio pensaron en alimentar otros sentidos abriendo espacios a la “Cultura” y a la “cultura”. En sus inicios programaron exposiciones de fotografía y pintura, así como presentaciones de teatro, poesía y conciertos de distintos géneros musicales aunque, finalmente se inclinaron por el jazz que es su seña de identidad.

22 años avalan su compromiso con el jazz, habiendo presentado, cada semana de forma ininterrumpida, a los más importantes instrumentistas mexicanos y extranjeros, en un ambiente íntimo y acogedor.

Dentro de esa exposición hemos sido testigos de la presentación de algunos artistas, como nuestra primera vez con Daniel Jodocy  y Yusuke Yamamoto.

Aquí el link para que lo recuerden:

Sesión de Música Electrónica con olor a café en la Portales.

Más adelante nos toparíamos con la sesión en vivo de John Snauwaert & Eduardo Piastro.

A decir de John Snauwaert, es un saxofonista, compositor y viajero del mundo artístico.  En el escenario a tocado con maestros de jazz como Lowell Fulson, Isaac Hurley, Gene Bertoncini, Bob Mover, entre otros.  Como compositor y músico trabajó para Koninklijke Vlaamse Schouwburg, het Muziek Lod, De Werf, Victoria, De Vieze Gasten y Circus Picolini. Le encanta la combinación de música / imagen y escribió música para las películas animadas “Papa Trumpet” y “Meme” de Eveline Verschorre y también para “The Bed” de Luc Degryze.

Aquí les compartimos su página para que lo conozcan más ampliamente:

http://www.johnsnauwaert.be/

Por otro lado Eduardo Piastro nace en la Ciudad de México en 1957.

Inició su preparación musical en el Estudio de Arte Guitarrístico del maestro Manuel López Ramos, con el maestro Luis Robert. Cursó el Taller de Jazz de La Escuela Superior de Música que fundara el maestro Francisco Téllez. Realizó también estudios de armonía con la maestra Margarita Vega. Paralelamente, comienza su carrera trabajando como ejecutante y compositor de música para teatro y radio. Integrante fundador de los proyectos  Astillero (1983) y Montage (1986).

Si quieren saber más de el, aquí su pagina oficial:

https://www.eduardopiastro.com/

Más adelante en la Pasteleria Artesanal de El Convite (Filipinas 832, Portales Sur, México CDMX) a tan solo una calle de distancia y donde retoman los clásicos desayunos en El Convite fonda y café, nos cruzamos con un viejo conocido, Todd Clouser quien era acompañado de Mike Dillon.

De Todd Clouser sabemos casi todo, basta con que entren a nuestra página http://polifoniared.com y se den cuenta de lo que hemos averiguado de él. 

Sin embargo descubrimos a Mike Dillon, un  percusionista, vibrafonista, director de orquesta, vocalista y compositor nacido en San Antonio, Texas. Es miembro de Critters Buggin, Fancy Band de Les Claypool y Garage A Trois. Ha actuado con muchos músicos, incluyendo Ani DiFranco, Galactic, Brave Combo, Tiny Universe de Karl Denson, Marco Benevento y los músicos de Nueva Orleans Kevin O’Day, Johnny Vidacovich y James Singleton.

Sin duda alguna El Convite cumple a carta cabal su compromiso con sus comensales y uno que otro extraviado, con lo que se propuso en sus inicios, hace más de dos décadas, la de ofrecer lo mejor de la gastronomía y la cultura musical.

Son muchos lugares en una Ciudad como la de México, donde podemos ir a comer bien y disfrutar de buena música en vivo, pero son únicos e irrepetibles, establecimientos como El Convite.

Por @FaustoAra72